Nuestras vidas penden de un hilo.

Estamos acostumbrados a levantarnos cada mañana, abrir los ojos y retomar nuestras tareas diarias, ya sean rutinarias o no. Pero sea como sea nuestra vida, estamos tan acostumbrados a ella que apenas reparamos en la enorme cantidad de circunstancias que la hacen posible. Y no hablo de las cuestiones más básicas como comer, beber, tener buena salud, llevar una vida lo más sana posible y ese tipo de cosas, sino de lo más importante y a la la vez, lo más olvidado. Puede que incluso algunas de ellas sean completamente desconocidas por la mayoría de las personas.

En general, vamos por la vida pensando en nuestras cosas, tanto en los deberes como en los placeres. En aquello que tenemos que hacer en las próximas horas, días, semanas… Y vamos avanzando en el tiempo como si de una carrera se tratase, a toda prisa, sin mirar atrás.. Esto nos hace olvidar cuestiones tan importantes como el hecho de que somos uno de los muchísimos animales que habitan este mundo. Y que, como el resto de ellos, dependemos de la naturaleza para subsistir. A veces olvidamos que vivimos en un planeta, girando por el vacío del espacio alrededor de una estrella a la que llamamos Sol.

Sigue leyendo

Anuncios