Yo zombi

Cuando abrí los ojos aún quedaban en la atmósfera vestigios del resplandor. Fue por eso que creí no haber estado mucho tiempo inconsciente. A pesar del desconcierto decidí salir corriendo. Al levantarme me costó recuperar el equilibrio, los oídos aún me zumbaban y la desorientación era total. Sigue leyendo

Anuncios